NO HAY QUE CONFUNDIRSE CON VOX

Los resultados de las últimas elecciones en Andalucia, ademas de poner nervioso a mas de uno, estan generando una serie de comentarios que demuestran tres cosas: la primera es que los partidos de izquierdas están reaccionado con miedo ante lo que pudiera ocurrir en el próximo futuro. La segunda es que tratan, como es su costumbre, de mandar unos mensajes a la sociedad para desfigurar la realidad. Y la tercera es que a los partidos de derechas les ha cogido con el paso cambiado y no saben si pararse o correr.

Todos hablan de VOX como si fuera el coco y quieren calificarle de anticonstitucionasl ?. Y se olvidan, o quieren olvidarse, de que los doce diputados de VOX en Andalucía obedecen a un sentimiento, cada vez mas agudizado, de la sociedad española ante el hartazgo de tanta mentira y corrupción.

La inmensa mayoria de los españoloes, ya sean de izquierdas o de derechas, que lean el programa de VOX, estarán de acuerdo en casi todos puntos del mismo. O si no, dediquen cinco minutos a su lectura y luego me dirán.

Sólo unos pocos ejemplos para desenredar la confusión.

Pedir un sólo sistema educativo y sanitario, con los mismos derechos en todo el territorio nacional es de extrema derecha?.

Promulgar la Unidad del Estado con exigencia del cumplimiento de la Constitución es de extrema derecha?

Luchar contra la corrupción, endureciendo las penas del Código Penal es de extrema derecha?

Pedir un Poder Judicial de ámbito nacional, independiente y profesional es de extrema derecha?

Ayudar a los que crean empleo y riqueza , apoyando a autonómos, comerciantes y emprendedores es de extrema derecha ?

Controlar la inmigración en función de las necesidades de la economía nacional es de extrema derecha?

Yo creo que no son planteamientos achacables, exclusivamente, a la extrema derecha. Son reivindicaciones que hacemos muchos de los españoles ante el desbarajuste que tienen montado nuestros politicos

Y si los politicos no se dan cuenta, o no quieren enterarse, pronto la mayoria de españoles seremos de «extrema derecha», porque estamos hartos de tanto postureo y de sufrir promesas incumplidas.

Esta entrada fue publicada en POLITICA. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.