Nuevas alternativas para la insolvencia

Son muchas las empresas que llegadas a una situación de insolvencia no pueden superarla y terminan en liquidación.

Hasta la última reforma de la Ley Concursal  ni la propia legislación ofrecía caminos para que las empresas en dificultad financiera pudieran remontar el vuelo. Afortunadamente con la llegada del RDL 4/2014 la cuestión ha cambiado.

Con la modificación que el decreto produce en la Ley Concursal (Ley 22/2003) se abren nuevos caminos para que las empresas y los empresarios para la segunda oportunidad. La reforma  pretende, entre otras cuestiones,  facilitar soluciones preconcursales a las empresas y a los particulares que se encuentren en estado de insolvencia.

Se trata de ofrecer, tanto a las empresas como a las personas físicas,  determinadas alternativas para favorecer la entrada de dinero fresco en las empresas para evitar la situación concursal.

A través de la Refinanciación de la deuda las empresas puede intentar una alternativa previa a la declaración del concurso de acreedores.

Los empresarios personas naturales y los que ejerzan actividades profesionales (autónomos)  podrán iniciar un procedimiento para alcanzar un Acuerdo Extrajudicial de Pago (AEP) con sus acreedores siempre que su pasivo no supere los cinco millones de euros.

La solicitud en la que se incluirán  datos relativos a su estado de insolvencia deberá incluir la petición del nombramiento de un mediador concursal y será dirigida al Notario del domicilio del deudor

También podrán solicitar el AEP aquellas personas jurídicas que cumplan determinadas condiciones entre las que cabe resaltar que sus ingresos previsibles permitan cumplir un plan pagos, al que se acompañará  un plan de viabilidad de la empresa. En este caso la solicitud deberá dirigirse al Registrador Mercantil