La mediación en la empresa familiar

IMG_0134Las empresas familiares son muy propicias a conflictos internos que pueden terminar con su viabilidad, debido a la confluencia en ellas de dos esferas de relaciones, que no siempre se saben mantener adecuadamente separadas:

  • Las familiares y las propiamente empresariales.

Cada una de estas esferas tiene su propia lógica y sus propios valores.

Son muchas las disfunciones y los conflictos que pueden poner en peligro a la empresa por la intersección de ambas esferas.

Estos problemas se acentúan por la frecuencia en las familias del miedo a los conflictos que puedan poner en riesgo las relaciones familiares.

Una herramienta idónea: la mediación.

Pero expuesto el diagnóstico o, mejor, los posibles diagnósticos sobre las causas, en la línea constructiva de este blog quiero también exponer posibles soluciones. Y de nuevo nos sirve mucho al respecto la experiencia de otros países con una sociedad civil más madura. De ellos podemos aprender la gran utilidad que aporta la mediación como instrumento alternativo de resolución de disputas, bien por sí misma o, también, en ocasiones utilizado conjuntamente con otras herramientas.

A diferencia de otros países,  en España aún existe la idea de que la mediación  es sólo un instrumento para conseguir una más amistosa separación,  o divorcio, entre cónyuges. Sin embargo resulta una herramienta idónea  en muchos otros ámbitos civiles y mercantiles, como es el caso de conflictos surgidos en la empresa familiar.

Con independencia del tamaño de la empresa familiar  la mediación debe jugar un gran papel en este campo. No sólo para ayudar a resolver, a satisfacción de todas las partes,  los problemas actuales  sino también para prevenir y ayudar a una más fácil resolución de los problemas futuros.

Los conflictos en la empresa familiar pueden ser muy variados, de la misma forma el proceso de la mediación ha de ser diferente en cada uno de los casos para adaptarse a las necesidades del mismo. Pero en todos los casos esta solución resultará mas ventajosa que acudir a los tribunales para resolver el conflicto.

El problema se resuelve confidencialmente, sin perjudicar la reputación de la empresa, y a través de la libre adhesión de los interesados a las soluciones, lo que facilita su cumplimiento voluntario.

Incluso en los  casos en que resulte fallida, sirve para mejorar la  comunicación, incentivar la escucha y comprensión de los demás socios.

En cualquier caso no sólo se salvan los lazos familiares y empresariales, sino que los mismos resultan reforzados, dotando así a la empresa de enormes ventajas competitivas.

Otra interesante combinación es el de la mediación con los llamados “protocolos familiares”. La utilización de aquélla en la elaboración, desarrollo y cumplimiento de los llamados “protocolos familiares”, será casi siempre facilitadora y a veces imprescindible para su determinación.